Día 1: Benvenuto Alejandro

Estándar

IMG_0834

El de ayer (por el viernes) fue un día intenso como hacía mucho tiempo que no tenía. Sentí Italia desde el mismo momento que embarqué en el avión allí en Barajas. Le cedí como buen español caballeroso a una ragazza para que se sentase al lado de su ragazzo, ahí ya recibí el primer “Grazie”. Es increíble lo alegres y simpáticos que son los italianos, todo el día dando las gracias por todo. Gente agradecida es gente bien nacida, desde luego.

Otra cosa que he comprobado enseguida es el culto que las italianas profesan a Paulo Coelho, ese bendito loco con “problemas sexuales, inmadurez, rebeldía, incapacidad para adaptarse a la sociedad, irritabilidad y actitudes radicales y extremistas” que ha vendido más de 140 millones de libros y a que a todas ellas les apasiona.  Confieso que no soy de Paulo pero si soy muy de la gente loca. La vida sin un punto de locura sería monocromática, arrítmica, falta de arte, sin pasión ni sentimiento.

IMG_0828Ryanair tiene una forma muy curiosa de dar la bienvenida a Bérgamo nada más aterrizar, con un toque de corneta a lo “Séptimo de Caballería”, no entendí por qué…supongo que sería para celebrar el haber completado el vuelo sin parar a repostar…

IMG_0074En el aeropuerto me estaban esperando Rosangela, Vincenzo y Bidú (el perro del centro) con una cartel con el logo de “La memoria es el camino”.

De allí nos marchamos directos al Centro. El Centro Diurno Arioli Dolci es un centro de Alzhéimer, pero dentro del mismo edificio se encuentra el Centro Integrado que es una residencia para gente mayor. La supervisión e interacción es conjunta aunque cada uno tiene sus funcionalidades según al colectivo que están dirigidas. Fue una primera toma de contacto donde conocí a todos los “héroes” y sus cuidadoras auxiliares, también todos los espacios, no quiero detallaros porque poco a poco ya os iré contando, solo deciros que las puertas de entrada a la “casa”, camufladas en la pared me recordaron muchos a los decorados de plató lo cual me resultó muy curioso a la vez que familiar.

También me fueron descubriendo los distintos espacios del centro integrado, así como sus cuidadores y a Paola, una bellísima ragazza, de pelo negro y tez clara, con una sonrisa cautivadora y una cautivadora forma de hablar, tan italiana. Paola es la encargada del entretenimiento, se dedica con los residentes a realizar juegos, talleres, manualidades, etc. En estos momentos están preparando los distintos artículos que venderán en el mercadillo de Navidad a partir del 16 de diciembre. Aquí trabaja de lunes a viernes y los sábados está en otro centro.

Nos dispusimos a comer en el comedor de los residentes Rosangela, Vincenzo y yo. Fue mi primer contacto con la comida italiana y desde entonces no he parado, luego más adelante entenderéis porqué lo digo. Empezamos con un plato de pasta (no podía ser de otra manera) con el que yo ya me había quedado complacido, pero de repente apareció Rosangela con un segundo (judías verdes) y Vicenzo con un tercero (escalopin de pollo con champiñón) ambos a la vez. Tres platos así nada más llegar, me debieron ver desnutrido pensé yo…pero no, aquí es que la comida es a lo grande, lo que no entiendo es que con tanta comida estén todos tan esbeltos, debe ser cosa de la genética…

Cuando llevábamos un rato de la comida se nos unió Olga, una mujer boliviana casada, con 4 hijos varones (ella iba buscando su bambina pero no ha llegado) que reside en Italia desde hace diez años y lleva 5 trabajando para la Cooperativa entre otro centro y este actual. Lleva tanto tiempo acostumbrada a parlare italiano que hacerlo en español le cuesta, porque ella piensa en italiano y le sale natural. Una gran persona Olga, como todos y cada uno de los que aquí me he encontrado y que poco a poco voy conociendo.

Rosangela y yo. 2El principio de la tarde la pasamos Rosangela y yo en el despacho con los ordenadores, poniendo un poco de orden en el Grupo de Facebook, fotos y demás. Enseguida me mandaron a la habitación a descansar un rato porque iban a preparar la fiesta…esa fiesta de bienvenida que ha sido inolvidable y que ni por asomo me merezco, pero es que esta gente es así, de sonrisa eterna y risa continua, es fascinante la alegría que transmite todo el mundo sobre todo cuando cogen confianza porque el primer contacto sí es más contenido. Nosotros los españoles somos más lanzados, más besucones así de repente, aquí el primer contacto sea chico o chica es estrechar la mano, lo de dar dos besos lo reservan para mas adelante.

Alrededor de las ocho Rosangela me vino a buscar a la habitación, esa donde durmió Guillermo, me parece algo hasta surrealista que meses después me encuentre en el mismo sitio que él y por “culpa” de él, sino fuese por él nunca estaría aquí, ahora sí que somos un reality de verdad, con conexiones “en directo” a nivel internacional de los caminantes por el mundo. Me llevó al salón de actos en el piso de arriba, cual fue mi sorpresa cuando entre a oscuras, de repente encendieron las luces y todo un grupo (no sabría decir si 20, 30 o más de trabajadores, familiares de los “héroes” y amigos) empezaron a aplaudir, a darme bienvenida. Me quede tan impactado que no sabía como reaccionar, había hasta un “dj”. Esta gente sabe como hacerte sentir feliz y como organizar una buena fiesta, que como ya he dicho y vuelvo a repetir no me la merezco, porque ni soy nadie especial y ni he hecho nada especial, aquí el único que ha realizado y está realizando una gesta es Guillermo y no solo es su gesta, su mayor logro es habernos convertido a todos (todos los enfermos de Alzheimer, todos los familiares, todos los profesionales y a los más de 2500 amigos de ’La memoria es el camino’) en los representantes del único y verdadero protagonista, un alemán de nombre ALZHEIMER.

IMG_0077Tras la emoción inicial, rápidamente marchamos todos a la sala donde estaba la comida (una vez más, mucha comida) tan variada como la gente que compone este centro. No solo había típica italiana como la pizza, el salami o la pulanca, sino que también había cus-cús, humus y hasta un plato típico eritreo preparado por las trabajadoras etíopes (tres).  Lili, una de las cuidadores etíopes enseguida me cogió de la mano y me llevo a probar lo que habían preparado, cuando apenas estaba degustando, me venía otra persona y me decía “has probado tal? Mira prueba” y así todo el rato, no terminaba de probar una cosa y me estaban dando de otra para probar, así son ellos, muy hospitalarios y agasajadores, son encantadores al máximo. Tras comer y beber (Mauro, el marido de Ramona siempre estaba atento para rellenarme el vaso de Grappa) salimos al salón dispuestos a bailar.

IMG_0841

No voy a extenderme mucho porque ya habéis visto las fotos y video…no coment.

100_4256

Como buen español, les enseñe el baile de verbena por excelencia, “Paquito el chocolatero” fue muy divertido explicarles los tan difíciles pasos del baile y el “eh, eh, eh”, jajajaa. Ver a todos los italianos haciéndolo fue muy divertido.

IMG_0083

Pero no todo iban a ser bailes lamentables de un servidor, por fortuna tuvimos el placer de disfrutar de los bailes de 3 parejas de baile de una compañía de Bérgamo que acudieron a hacernos una demostración. Mucho baile, mucha música y muchas risas presidieron el día de bienvenida hasta el final.

Anuncios

Un comentario »

  1. Pingback: Tras los pasos de @gnagore Día1: Benvenuto Alejandro | La memoria es el camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s