En #Alzheimer, una #sonrisa y una #palabra es un #tesoro

Estándar
Foto: La actriz Emmanuelle Riva Fuente:tucinevip.com

Foto: La actriz Emmanuelle Riva Fuente:tucinevip.com

Mi madre tiene alzhéimer diagnosticado desde hace diez años, por aquel entonces contaba 51 primaveras, era joven. Esa juventud ha sido el principal acelerador de su estado dentro de la enfermedad y por eso hace ya varios años que se encuentra en la fase avanzada de la misma. En esta tercera fase los gestos y acciones propias de la persona aútonoma brillan por su prácticamente ausencia, comienzan a ser menos frecuentes hasta convertirse en algo extraordinario. Hoy ha sido un día de esos.
Hace mucho tiempo que no ocurría, tanto que no recordaba cuando fue la última vez que pasaba algo parecido a lo de hoy. Estaba junto a mi madre, cogido de su mano, leyendo a su lado en el Centro de Alzheimer cuando noto que me empieza a mirar. Es una mirada vaga, casi neutra, imperceptible, pero era una mirada…cuando estás acostumbrado a no recibirla notas la diferencia. Entonces yo la miro y la sonrio y ella que capta mi imagen me sonrie, se rie abriendo ampliamente la boca. Noto que mi emoción la percibe y le contagia y le digo “Juanita, ¿Qué pasa?” Ella me sigue sonriendo unos breves segundos más (que para mi son como minutos) y me dice con una pronunciación poco elaborada y debil: “Nada”. Aquí pasa como con la mirada, quizás una persona que no está acostumbrada a tratar con enfermos de alzhéimer no hubiese entendido o distinguido palabra alguna, habría pensado que tan solo era un sonido pero para alguién asiduo a las dificultades lingüisticas era un “Nada” muy clarividente.

Nada pasa a ser todo, una sonrisa y una palabra es un tesoro.

Los familiares de EA tendemos a buscarle un porqué a nuestra situación (¿porqué no tiene cura? ¿porqué nos ha tocado a nosotros? ¿porqué los demás no me entienden?), solemos caer en la lamentación y con ello en el sufrimiento. Pero esta enfermedad y todo lo que conlleva solo es una parte más de la vida que hay que afrontar con optimisto, vitalidad y esperanza. Lo que debemos sacar de todo ello es valorar todo lo bueno de la vida, disfrutarlo por pequeño que sea y luchar y aprender de los momentos duros porque la vida es la fortuna y la adversidad, la salud y la enfermedad, el amor y el desamor…hasta que la muerte nos lo arrebate. Yo hoy me he despedido muy contento de mi madre porque ya lo ha dicho ella “-¿Qué pasa? -Nada” Pues eso. 🙂

A.G.P. Mariposas del Alma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s